miércoles, 14 de noviembre de 2018

Mi experiencia en el Premio Literario Amazon 2018

¡Hola a todos!

Bueno, pues no ha podido ser...

Me refiero, por supuesto, al Premio Literario Amazon 2018.

Una vez asumida la noticia, quería contaros cómo lo he vivido y lo que ha supuesto para mí participar en este premio... Perdonad si me he extendido un poco, pero como no sé si me volveré a presentar el año que viene, me he tomado la libertad de explayarme.

Antes que nada, y desde este, mi rinconcito, me gustaría felicitar a la flamante ganadora, Pilar Muñoz , y quisiera desearle todo lo mejor en esta nueva etapa en la que se embarca, porque sé que ha luchado muy duro para llegar hasta donde ha llegado y se merece todo el éxito del mundo. Ojalá la novela conquiste muchos corazones y sea solo el principio de las muchas cosas buenas que están por llegar. ¡ENHORABUENA, PILAR!

Y, ahora sí, allá vamos...

Participar en este concurso ha supuesto muchas cosas para mí. Y, salvo la decepción lógica por no haber podido ganar (todos queríamos, para qué engañarnos), el cómputo general ha resultado ser muy positivo. 

En primer lugar, desde que publiqué la novela en el mes de julio, he sentido un apoyo increíble y una acogida por parte de los lectores que me ha sorprendido y, en ocasiones, me ha abrumado. De verdad, no lo esperaba. La novela se situó muy rápido en los primeros puestos del Top de Amazon y se mantuvo así durante los dos meses que duró la primera parte del concurso.

A eso había que añadir las muestras de cariño y los mensajes positivos de los lectores que llegaban a diario, cosa que no me había ocurrido nunca con mis anteriores novelas.



Y no solo subía en el Amazon.es. Resulta que al otro lado del charco, este highlander cabezota y maravilloso también escalaba puestos día tras días hasta llegar a ser nº1 de su categoría.  

   


                                               


Fui testigo de otro efecto muy interesante durante los dos meses de concurso. La novela predecesora a esta, La Joya de Meggernie, que llevaba más de un año a la venta, experimentó una remontada inesperada y también subió en el top hasta alcanzar a su hermano. Despertó de nuevo el interés de los lectores; tanto que, en ocasiones, llegó a superar a la novela que participaba en el concurso (de hecho, a día de hoy, continúa por encima en los puestos de ventas).


Pues bien, después de estos dos meses increíbles yo ya me daba por satisfecha. No, miento, porque la ilusión de quedar finalista estaba ahí, a pesar de que en un principio, cuando decidí participar en el concurso, no era mi objetivo. Me presenté para que la novela no perdiera visibilidad en verano, para que no pasara inadvertida, precisamente, por estar en marcha el Premio Amazon. 

Y, mira tú por dónde, cuántos más comentarios me llegaban, cuantos más puestos escalaba en el Top, más crecían mis ganas de quedar finalista.

No me avergüenza confesar que el día en que estaba previsto que anunciaran a los finalistas, yo no me separé del móvil en toda la mañana. Me saltaba el corazón en el pecho cada vez que sonaba, pensando que podía ser alguien de Amazon para darme la buena noticia. 

Y así ocurrió. Mientras hacía la comida para mis hijas, mientras tenía la sartén el el fuego, la llamada llegó. Yo estaba sola en casa y me entró tal flojera de piernas cuando me lo dijeron, que tuve que sentarme en el suelo. No me salían las palabras y la persona que me llamó debió pensar que era un poco lela, aunque me tranquilizó diciendo que mi reacción era normal cuando anunciaban una noticia así.


Pues ya estaba, objetivo conseguido. Era finalista del Premio Literario Amazon 2018. Aunque lo deseaba con todas mis fuerzas, no terminaba de creérmelo. Que hubieran elegido mi novela entre las más de 2.400 que se habían presentado era una auténtica pasada. 

Lo cierto es que en cuestión de ventas y repercusión, al contrario de lo que yo pensaba, ser finalista no supuso mucha diferencia. La novela tenía más o menos el mismo comportamiento. Seguía funcionando bien aunque era evidente que, poco a poco, perdía posiciones (como es lógico después de llevar ya 3 meses a la venta). Iba en descenso, por lo que, aparte de la enorme satisfacción del logro conseguido (que ya era muchísimo), no noté ninguna otra recompensa.

Debo decir que entre los cinco finalistas ha habido muy buen rollo desde el principio y, en general, también debo decir que he conocido a escritores geniales gracias a este concurso y es una de las grandes experiencias que me llevo.

Por fin llegó la fecha señalada para que anunciaran el ganador, y llegó también la decepción al confirmar que yo no era la elegida. No podíamos ganar los cinco, eso era evidente, aunque me había hecho ilusiones. ¿Quién no se las haría? Había llegado muy lejos y soñar es gratis, así que cuando me comunicaron que yo NO había resultado ganadora, me hundí un poco. Sabía que lo tenía complicado con una novela romántica, porque conquistar al jurado con este género era difícil. Aunque tampoco quería ganar solo porque "una novela romántica nunca hubiera ganado y ya tocara", o "porque este año le correspondiera ganar a una mujer". Quería ganar porque el libro lo mereciera, porque el jurado pensara que la historia lo valía, y si no ha sido así, es que no he logrado el objetivo y otra novela ha sido mejor. No hay que darle más vueltas.

Después, mi familia me recordó todo lo que había conseguido gracias al concurso y el ánimo regresó, y también las ganas de continuar luchando para conquistar otras metas. Es la única forma que conozco de enfrentarme a la decepción: hay que seguir trabajando. 

Del premio, me hacía especial ilusión la posibilidad de que tradujeran la novela al inglés y que se abriera a otros mercados. No pudo ser, pero... no descarto embarcarme en esa aventura en cuanto ahorre un poco y me anime a tirarme a la piscina. Ahí queda esa posibilidad, no se acaba aquí el camino, aún queda mucho por recorrer.



Y poco más os puedo contar. No me queda más que reiterar mi eterno agradecimiento:

-A los lectores que le habéis dado una oportunidad a la novela, a los que estáis pensando que deberíais leerla, a todos los que me habéis hecho llegar vuestras opiniones, vuestros mensajes de ánimo, vuestro cariño.  

-A las personas que se han interesado por mi trabajo, editores que han contactado conmigo, bloggers, revistas literarias, etc, solo por el hecho de que os ha gustado la novela y queríais saber un poco más de mí o de mis futuros proyectos.

-A todos los que le habéis dedicado un rato de vuestro tiempo a escribir una reseña, a realizar un montaje o un fan art para expresar lo que la historia os ha hecho sentir, a todos los que han dejado un comentario en Goodreads o en Amazon. Entre todos, habéis contribuido a que la novela tenga mucha más visibilidad.  

-A todos los participantes del premio, especialmente a los otros cuatro finalistas, porque la espera se ha hecho más amena y mucho más llevadera gracias a ese buen rollo que ha habido este año entre todos.

¡MUCHAS GRACIAS A TODOS POR HACER QUE ESTA EXPERIENCIA HAYA SIDO INOLVIDABLE!


10 comentarios:

  1. Yo te doy mi más sincera enhorabuena. Lo que has conseguido es fantástico y nunca se sabe, ser finalista ya es una maravillosa oportunidad (te lo dice una finalista de otro premio que marcó una inflexión en mi vida). Yo tenía mi corazón puesto en la novela ganadora, lo confieso, pero mi siguiente opción eras tú. Ánimo y adelante, esto es solo el principio. Espero que te tengas que sentar en el suelo, teléfono en mano, muchas más veces. Y que sea por algo tan bonito como esto.

    Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchas gracias, Mayte! La verdad es que ha sido una oportunidad desde el principio en mi caso, creo que presentarme al premio me ha dado un gran empujón y ojalá, como dices, pueda aprovechar esta inercia. Un besazo grande!!

      Eliminar
  2. Tu novela es muy buena, la de Pilar aún no la he leído, pero tienes que estar orgullosa de ser finalista. Me alegro que entre las finalistas haya novelas románticas porque gente como tú dignifica el género.
    Un beso 😊

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchas gracias, Anabel! Yo tampoco he tenido al oportunidad de leer aún a Pilar, pero por las buenas críticas que tiene, no me cabe duda de que la novela tiene que ser maravillosa. Quedar finalista ha supuesto todo un logro y por mi parte seguiré escribiendo romántica... Ya lo he dicho muchas veces: #escritoraderomanticahastalamedula

      Eliminar
  3. Kate, tu novela es preciosa, yo te conocí gracias al concurso y quedé cautivada, estoy deseando leer la joya de Meggernie, y así lo haré en cuento livere un poco de lectura. Tienes que estar super orgullosa por llegar a la final entre tanto libro y con muy buenas historias detrás, aunque entiendo perfectamente que quisieras ganar. Yo te doy mi más sincera enhorabuena por Malcom que tanto me hizo suspirar 😘

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias, guapísima!! Con saber que Malcom ha logrado conquistar corazones como el tuyo, me doy por ganadora. Espero que siga haciéndolo y llegando a muchas más lectoras. Y espero que cuando puedas conocer a su hermana en la Joya, te enamore de igual manera. Un abrazo!

      Eliminar
  4. Como ya te dije, me ha encantado conocerte gracias al premio. Tu novela es muy buena.
    Felicidades.
    Un millón de besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias. A mí también me ha encantado conocerte, Almudena, y espero que sigamos compartiendo muchos momentos estupendos. Un abrazo fuerte!

      Eliminar
  5. Aunque no hayas ganado, por favor disfruta lo que estás viviendo que es enorme! La novela es preciosa y, lo más importante, has podido expresar una parte de ti, que encima, ha sido muy bien reconocida. Es perfecto! Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias, Chris!! Sí que estoy disfrutando mucho de la experiencia, y pienso seguir haciéndolo!! Un besazo.

      Eliminar

Mi experiencia en el Premio Literario Amazon 2018

¡Hola a todos! Bueno, pues no ha podido ser... Me refiero, por supuesto, al Premio Literario Amazon 2018. Una vez asumida la notici...