Fragmento "Una Mágica Visión"

¿Queréis conocer un poquito más de la novela?

 Hoy os traigo un fragmento de "Una Mágica Visión" y una fotito de mi Darren Davis particular para que os alegre esta mañana de domingo...



"Albert era uno de los pocos hombres de Loan's Valley que no había solicitado esposa. Era feliz con su estado de soltería y gozaba saltando de cama en cama en el salón de la madame. Darren no tenía nada en contra de él, pero si no soltaba inmediatamente la mano de su mujer le haría saltar los dientes de un puñetazo.
–Creo... creo que se equivoca –musitó Shannon, mortificada por la confusión–. Yo no soy una de las chicas de Betty.
–Pero ha salido de su local y es usted muy hermosa –al decirlo, los codiciosos ojos de Albert descendieron hasta el escote que dejaba ver el nacimiento de sus senos.
–Esto es lo que pasa cuando una mujer anda visitando lugares poco o nada apropiados, en lugar de permanecer en su casa como una esposa solícita esperando el regreso de su marido –apuntó Darren, mordaz.
Eso debió bastar para que el señor Slide soltara la mano de Shannon, pero no lo hizo. Se limitó a parpadear, sin comprender, y posó su otra mano sobre la de la joven, de modo que los dedos femeninos quedaron aprisionados entre los de él.
Darren saltó del caballo emitiendo un amenazador gruñido y Albert tuvo la sensatez de dar un paso atrás.
–¿Qué ocurre? –preguntó, intimidado por el gesto fiero del vaquero.
–No escuchas a la señora, Albert. Te ha dicho que ella no es una de las chicas de Betty, aunque su atuendo y su actitud evidencien lo contrario.
Shannon jadeó por el insulto. Miró a su marido con los ojos entrecerrados y deseó darle un puntapié en la espinilla.
–Si ella no trabaja para... ¿entonces, quién es?
–¿Quieres hacer el favor de soltar de una vez la mano de mi mujer? –estalló Darren, sin poder contenerse por más tiempo.
Albert se deshizo de aquella mano como si quemara y dio otro paso atrás."

Una Mágica Visión, Kate Danon

Comentarios

Entradas populares de este blog

Cuando todo el mundo sea súper, nadie lo será.

La impaciencia del lector (y del escritor)

Balance como escritora en el 2016