Después, el sol

Después, el sol
muy bajo en el cielo
de media tarde
trajo la codicia de poseerte.

Y el deseo
sobrevolaba el aire cálido
de una tarde donde el sol moría
y nacía, tras las bocas
un beso absoluto que lo podía todo.

Llena la mente
de ti
el corazón pleno de ti
y los ojos llenos.

Olvidados por siempre lo otros,
cuyas imágenes gastadas,
aburridas, grises
se desvanecieron tras un resplandor
que lo llenó todo.

De tus pupilas, tal vez
aquel brillo, aquella luz
que susurró: mi amor.
Tal vez, de tus ojos
ocultos tras larguísimas pestañas
surgió el calor que me evaporó.

Comentarios

  1. Me encanta esto:

    "Llena la mente
    de ti
    el corazón pleno de ti
    y los ojos llenos."

    Este blog es todo un descubrimiento. Cada vez que paso me sorprendes con algo nuevo ;).

    Un besote, guapa!

    ResponderEliminar
  2. Victoria Rodríguez16 de mayo de 2010, 8:01

    Gracias a ti por tus visitas, Carla.

    Un besazo

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Cuando todo el mundo sea súper, nadie lo será.

La impaciencia del lector (y del escritor)

La Joya de Meggernie