El Amor Imposible

Rebuscando entre mis cosas me he encontrado un poema que escribí hace mucho, mucho tiempo... Es muy largo, así que os dejo algunos de mis fragmentos preferidos. Disculpad si es demasiado cursi o simple o está lleno de incoherencias. Como os digo, yo debía tener... ¿16 ó 17 años? Recuerdo perfectamente la tarde que pasé escribiéndolo, yo sola con mis sentimientos. A la luz de una lámpara de mesa, con unas hojas en blanco y un bolígrafo. Una de las creaciones más gratificantes que jamás haya escrito, aunque fuera algo sólo para mí. Ahora me apetece compartirlo, espero que os guste a pesar de ser un arrebato adolescente.

CATORCE DE JULIO

Rompieron una noche antigua
las estrellas
en el cielo oscuro, nunca vacío,
que trasnocharon con la sola idea
de verte, de verme
en aquel calor abrazados.

Mentiras, si digo frases
que no fueron ciertas,
que nunca sentimos
lo que ocurrió. Amanece
y mis labios
no
no han dejado de pronunciar tu nombre.
Y ese nombre, que daña mis adentros,
es mi eterna lucha
contra un mundo que no cree ya
en el amor.

Un número ilimitado de besos
oscuros profundos presagian
una larga ausencia...
Los brazos no abarcan
tanta inmesidad
y allí, parada la vida
en un breve instante de eternidad,
tú y yo y todas las lágrimas
nos decimos adiós.

Vuelan, se posan los pájaros
y cantan al amanecer
obligados, impulsados por un instinto
que todos poseemos.
Azules que se mezclan en el mar
reflejando el infinito.

..................Y siento
pulsaciones de paz
una respiración
una voz
susurra
..................Mi amor.

Y nos sabemos separados
ya de antemano.
Por eso es tan intenso,
duele tanto... tanto.

Podría ser la época de la felicidad
pero es efímera,
fina como sueño
que apenas puede recordarse.

Húmedos los ojos,
las bocas llenas de la dulce pasión
del otro, las lenguas,
las manos doloridas por intentar
retener, apresar, hundiéndose los dedos
en la carne del otro
por el intento vano de conservar
lo que llevan dentro,
y no puede quedarse dentro,
porque dentro no puede sentirse igual,
ni se puede coronar el amor
con estrellas de una noche de verano.
.......

Dormidos han quedado ya
los sueños y rumores,
la sobre intensidad de un momento
que ha sido explosión, luz,
y ha podido marcar de por vida
unos cuerpos mortales llanos de la fuerza
que podría haberlos mantenido,
sostenido eternamente en una nota
larga triste melódica de oboe
o flauta dulce.
Dormidas ya las esperanzas,
dormidos nosotros. Así, el dolor
permite respirar.
.......

No me pienses tanto en estos años
que aún faltan
para completarse el ciclo de lo que llaman
amor imposible.
Que dicen, que es cuando la llama
por falta de tiempo
no se consume,
y el amor, por breve y fugaz,
no llega a herir nunca,
y nunca se sabe
de desengaños,
o de regresos a la vida vulgar
desde el mundo de los sueños.

Que dicen, del amor que nos embarga,
que no puede perderse
pues apenas se ha encontrado,
y no quema tanto los ojos
como queman las traiciones,
pues ¿cómo puede quemar
aquello que es eternamente brasa,
y se ha conocido candente
y se lame y se mete en el cuerpo
todo el ardor que lo hace ser
lo que es
lo que ha sido
lo que siempre será: el amor imposible?

Y cuando el ciclo se complete
y pasen los años de soledad,
los otoños de mundos grises
tras las ventanas contemplados,
las primaveras,
de flores cuyos nombres ignoramos,
los inviernos de felicitaciones
y tal vez alguna nota o tarjeta
que me acerque a la esperanza,
y los veranos, siempre
los veranos
...........sobre todo
.....................los veranos.
Cuando el ciclo se complete
volverán a encontrarse
nuestras almas.
.......

Miento, si me digo
que ya no existes en mi mundo.
Y callo, arrebata
por la cólera que centellea
en los ojos que recuerdo
y que amo.
Cólera, pasión, furia
en los ojos de agua,
por la impotencia de perder
no ya al otro, sino a uno mismo
entre los oleajes de olvido
y verse desaparecer, esfumarse el yo
creado con el favor de un corazón
encontrado de improviso,
que nos ha reafirmado en la condición
de seres humanos
y ha inyectado en la sangre
los sentimientos que harán escocer
el alma
.......el cuerpo
................la vida
y nos harán reconocer en nosotros
El Amor

Comentarios

  1. ¿Y lo escribiste cuando tenías 16 o 17 años? Definitivamente, yo malgasté mi adolescencia pegada al televisor.
    Gracias por compartirlo, Kate, me ha encantado.

    ResponderEliminar
  2. Jajajaja, Espartana, pues ya somos dos. Mis intentos de poesía fueron un desastre. Evidentemente, no es lo mío.
    Muchas gracias, Kate.
    Besitos

    ResponderEliminar
  3. Gracias, Laura y Pilar. Y tranquila, Laura, que yo también me di mis buenos tutes de televisión, ¿qué crees? Pero había épocas en que me ponía muuuuuy ñona, qué le vamos a hacer, jejeje

    ResponderEliminar
  4. Hola, yo tengo 16 años y me dedico también a escribir, a hacer literatura, y espero tener un futuro próspero en este arte, porque es todo lo que quiero, pero sinceramente no soy capaz de crear algo tan bonito y efusivo como lo es este poema. Muchas gracias por compartirlo, vale la pena sumergirse por unos minutos en la magia de tus líneas.
    Cuidate.

    ResponderEliminar
  5. Muchas gracias por tus palabras, Paulina. Que sepas que este poema lo escribí más o menos cuando tenía tu edad, y seguro que eres capaz de escribir cosas preciosas. El secreto para un futuro próspero en este arte, como tú dices, es no rendirse nunca. No tires la toalla jamás, escribe lo que te guste, escribe siempre, que al final verás cómo llega la recompensa.
    Un besazo, guapa.

    ResponderEliminar
  6. Hola, cariño, tienes un premio.
    Visita mi blog.
    Besitos

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Cuando todo el mundo sea súper, nadie lo será.

La impaciencia del lector (y del escritor)

Balance como escritora en el 2016