sábado, 13 de abril de 2019

Día Internacional del Beso

Hola a todos!!!

Me he enterado por casualidad de que hoy es el #Díainternacionaldelbeso, y he pensado compartir alguno de los besos que he descrito en mis novelas. Pero, en lugar de poneros alguno de los que ya conocéis, he decidido compartir el primer beso que se dan los protagonistas de la nueva novela que tengo entre manos. Así puedo comprobar qué opinión os merece y si voy por buen camino... 
Espero que os guste. 

Antes de que Kendrew pudiera detenerla, la joven avanzó hasta la orilla y se metió en el lago hasta las rodillas, empapándose la falda del vestido. Se inclinó hacia delante para recoger agua con las manos y mojarse la cara, pero la postura inclinada la mareó y desestabilizó. Cayó de lado sin ningún control sobre su cuerpo, por lo que acabó sumergida por completo a pesar de que no había mucha profundidad en esa zona. 
Al instante, las fuertes manos del guerrero la aferraron por la cintura y la sacaron del agua para que ella pudiera volver a respirar.
—¡Qué fría! —fue lo único que exclamó al salir, con los ojos desorbitados por la sorpresa.
A pesar de sí mismo, Kendrew se contagió de la despreocupación y la diversión del momento. La situación era demasiado extraña, y Heather le resultó simplemente encantadora allí de pie, empapada de pies a cabeza, con los ojos chispeantes y los labios curvados en una sonrisa traviesa.
—Bueno, ha sido otra manera de refrescarse, sin duda —bromeó él—. ¿Te encuentras bien?
—Me encuentro… mojada —aseguró ella, tratando de peinarse el cabello empapado con las manos.
Kendrew soltó una suave carcajada al ser testigo de su apuro. Los ojos de Heather volaron hasta su boca al escuchar aquel sonido.
—Me gusta tu risa —reconoció en un susurro—. Casi nunca te ríes.
Estiró una mano con intención de tocar sus labios, fascinada al parecer por su forma y textura. El gesto fue tan espontáneo, que Kendrew no reaccionó. Permaneció muy quieto mientras los dedos femeninos lo acariciaban de forma casi reverente.
Todo su ser reaccionó al contacto y su cuerpo cobró vida, para su tormento. Parpadeó, volviendo en sí, y sujetó la mano de la joven para apartarla de su boca. 
—No hagas eso —le rogó.
—Es que… me preguntaba cómo sería poder besar estos labios —se sinceró. Liberó su mano para volver a tocarlo, esta vez con curiosidad y mucha menos elegancia. Era evidente que, si no hubiera estado bajo el influjo de la bebida, jamás habría actuado de aquel modo.
—Esto no está bien, Heather. 
Ella lo miró muy seria. 
—Nunca me han besado —musitó, pegándose a su cuerpo—. Tonta de mí, de niña soñaba que al menos el día de mi boda obtendría al fin ese deseado primer beso. Pero me desposé con una espada… ¡con una espada! Las espadas no besan, ¿lo sabías?. Y ahora que ya tengo a mi marido cada noche, jamás se ha dignado a darme un solo beso en los labios. 
Kendrew apretó los dientes ante aquel reclamo que endureció su virilidad hasta el punto de resultar doloroso. Solo el cielo despejado de aquella tarde de agosto fue testigo del tremendo ejercicio de contención que realizó para no dejarse llevar.
—No te besaré —consiguió decir, en un jadeo agónico.
—Pero puedo besarte yo a ti.
Antes de poder apartarse, la mano de Heather sujetó su nuca y tiró de su cuello al tiempo que ella se ponía de puntillas para alcanzarlo. Estrelló su boca contra la del hombre y se apretó contra él en un torpe intento de salirse con la suya.
Sus labios estaban fríos y se estrujaban contra los suyos, obstinados y rebeldes. No era, lo que podía decirse, un contacto placentero. 
Sin embargo, fue lo suficientemente atrevido como para volverlo loco. Kendrew casi pudo ver, en su mente, cómo los muros de protección que había levantado contra ella se derrumbaban uno a uno, hasta que solo quedó ese cuerpo pequeño y tentador pegado al suyo, empapado, tembloroso, ávido de atenciones. La deseaba con tanta fuerza que no pudo más que gemir, derrotado.
—Maldita sea, Heather —murmuró, separándose lo justo de su boca para proferir el exabrupto. 
Después, fue él quién se apoderó de la boca femenina con avidez. Las tornas cambiaron y el guerrero tomó la iniciativa. Devoró sus labios con el ansia de un hambriento, mostrándole cómo era un beso de verdad, cómo podía encontrar el placer a través del sugerente baile entre sus lenguas, cómo disfrutar del intercambio de su mutuo aliento. Mientras la besaba, sostenía el delicado rostro entre sus dedos y ella, inocente e inexperta, se abrazó a su cintura. Kendrew gruñó al sentir sus pequeñas manos sujetándole como si no hubiera nada más en el mundo. Se separó, jadeante, y se observó en los ojos castaños nublados de deseo.
—Al parecer, no eres la única que irá al infierno después de esto. 


¡FELIZ DÍA INTERNACIONAL DEL BESO!

*Este fragmento puede sufrir modificaciones, es parte del borrador de la futura novela y aún queda mucha revisión y correcciones por delante.

miércoles, 14 de noviembre de 2018

Mi experiencia en el Premio Literario Amazon 2018

¡Hola a todos!

Bueno, pues no ha podido ser...

Me refiero, por supuesto, al Premio Literario Amazon 2018.

Una vez asumida la noticia, quería contaros cómo lo he vivido y lo que ha supuesto para mí participar en este premio... Perdonad si me he extendido un poco, pero como no sé si me volveré a presentar el año que viene, me he tomado la libertad de explayarme.

Antes que nada, y desde este, mi rinconcito, me gustaría felicitar a la flamante ganadora, Pilar Muñoz , y quisiera desearle todo lo mejor en esta nueva etapa en la que se embarca, porque sé que ha luchado muy duro para llegar hasta donde ha llegado y se merece todo el éxito del mundo. Ojalá la novela conquiste muchos corazones y sea solo el principio de las muchas cosas buenas que están por llegar. ¡ENHORABUENA, PILAR!

Y, ahora sí, allá vamos...

Participar en este concurso ha supuesto muchas cosas para mí. Y, salvo la decepción lógica por no haber podido ganar (todos queríamos, para qué engañarnos), el cómputo general ha resultado ser muy positivo. 

En primer lugar, desde que publiqué la novela en el mes de julio, he sentido un apoyo increíble y una acogida por parte de los lectores que me ha sorprendido y, en ocasiones, me ha abrumado. De verdad, no lo esperaba. La novela se situó muy rápido en los primeros puestos del Top de Amazon y se mantuvo así durante los dos meses que duró la primera parte del concurso.

A eso había que añadir las muestras de cariño y los mensajes positivos de los lectores que llegaban a diario, cosa que no me había ocurrido nunca con mis anteriores novelas.



Y no solo subía en el Amazon.es. Resulta que al otro lado del charco, este highlander cabezota y maravilloso también escalaba puestos día tras días hasta llegar a ser nº1 de su categoría.  

   


                                               


Fui testigo de otro efecto muy interesante durante los dos meses de concurso. La novela predecesora a esta, La Joya de Meggernie, que llevaba más de un año a la venta, experimentó una remontada inesperada y también subió en el top hasta alcanzar a su hermano. Despertó de nuevo el interés de los lectores; tanto que, en ocasiones, llegó a superar a la novela que participaba en el concurso (de hecho, a día de hoy, continúa por encima en los puestos de ventas).


Pues bien, después de estos dos meses increíbles yo ya me daba por satisfecha. No, miento, porque la ilusión de quedar finalista estaba ahí, a pesar de que en un principio, cuando decidí participar en el concurso, no era mi objetivo. Me presenté para que la novela no perdiera visibilidad en verano, para que no pasara inadvertida, precisamente, por estar en marcha el Premio Amazon. 

Y, mira tú por dónde, cuántos más comentarios me llegaban, cuantos más puestos escalaba en el Top, más crecían mis ganas de quedar finalista.

No me avergüenza confesar que el día en que estaba previsto que anunciaran a los finalistas, yo no me separé del móvil en toda la mañana. Me saltaba el corazón en el pecho cada vez que sonaba, pensando que podía ser alguien de Amazon para darme la buena noticia. 

Y así ocurrió. Mientras hacía la comida para mis hijas, mientras tenía la sartén el el fuego, la llamada llegó. Yo estaba sola en casa y me entró tal flojera de piernas cuando me lo dijeron, que tuve que sentarme en el suelo. No me salían las palabras y la persona que me llamó debió pensar que era un poco lela, aunque me tranquilizó diciendo que mi reacción era normal cuando anunciaban una noticia así.


Pues ya estaba, objetivo conseguido. Era finalista del Premio Literario Amazon 2018. Aunque lo deseaba con todas mis fuerzas, no terminaba de creérmelo. Que hubieran elegido mi novela entre las más de 2.400 que se habían presentado era una auténtica pasada. 

Lo cierto es que en cuestión de ventas y repercusión, al contrario de lo que yo pensaba, ser finalista no supuso mucha diferencia. La novela tenía más o menos el mismo comportamiento. Seguía funcionando bien aunque era evidente que, poco a poco, perdía posiciones (como es lógico después de llevar ya 3 meses a la venta). Iba en descenso, por lo que, aparte de la enorme satisfacción del logro conseguido (que ya era muchísimo), no noté ninguna otra recompensa.

Debo decir que entre los cinco finalistas ha habido muy buen rollo desde el principio y, en general, también debo decir que he conocido a escritores geniales gracias a este concurso y es una de las grandes experiencias que me llevo.

Por fin llegó la fecha señalada para que anunciaran el ganador, y llegó también la decepción al confirmar que yo no era la elegida. No podíamos ganar los cinco, eso era evidente, aunque me había hecho ilusiones. ¿Quién no se las haría? Había llegado muy lejos y soñar es gratis, así que cuando me comunicaron que yo NO había resultado ganadora, me hundí un poco. Sabía que lo tenía complicado con una novela romántica, porque conquistar al jurado con este género era difícil. Aunque tampoco quería ganar solo porque "una novela romántica nunca hubiera ganado y ya tocara", o "porque este año le correspondiera ganar a una mujer". Quería ganar porque el libro lo mereciera, porque el jurado pensara que la historia lo valía, y si no ha sido así, es que no he logrado el objetivo y otra novela ha sido mejor. No hay que darle más vueltas.

Después, mi familia me recordó todo lo que había conseguido gracias al concurso y el ánimo regresó, y también las ganas de continuar luchando para conquistar otras metas. Es la única forma que conozco de enfrentarme a la decepción: hay que seguir trabajando. 

Del premio, me hacía especial ilusión la posibilidad de que tradujeran la novela al inglés y que se abriera a otros mercados. No pudo ser, pero... no descarto embarcarme en esa aventura en cuanto ahorre un poco y me anime a tirarme a la piscina. Ahí queda esa posibilidad, no se acaba aquí el camino, aún queda mucho por recorrer.



Y poco más os puedo contar. No me queda más que reiterar mi eterno agradecimiento:

-A los lectores que le habéis dado una oportunidad a la novela, a los que estáis pensando que deberíais leerla, a todos los que me habéis hecho llegar vuestras opiniones, vuestros mensajes de ánimo, vuestro cariño.  

-A las personas que se han interesado por mi trabajo, editores que han contactado conmigo, bloggers, revistas literarias, etc, solo por el hecho de que os ha gustado la novela y queríais saber un poco más de mí o de mis futuros proyectos.

-A todos los que le habéis dedicado un rato de vuestro tiempo a escribir una reseña, a realizar un montaje o un fan art para expresar lo que la historia os ha hecho sentir, a todos los que han dejado un comentario en Goodreads o en Amazon. Entre todos, habéis contribuido a que la novela tenga mucha más visibilidad.  

-A todos los participantes del premio, especialmente a los otros cuatro finalistas, porque la espera se ha hecho más amena y mucho más llevadera gracias a ese buen rollo que ha habido este año entre todos.

¡MUCHAS GRACIAS A TODOS POR HACER QUE ESTA EXPERIENCIA HAYA SIDO INOLVIDABLE!


viernes, 9 de noviembre de 2018

OFERTA DE OTOÑO: La Joya de Meggernie

Hola a todos!!

Hoy vengo con una noticia interesante para los que aún no habéis leído La Joya de Meggernie, mi primera novela autopublicada y la primera, también, de la saga Hermanos MacGregor.




Amazon la ha incluido en su oferta de otoño y la tenéis a 0,99 €, o a 1,13 $ si lo preferís, desde hoy día 9 hasta el 16 de noviembre. ¡Vamos, vamos, aprovechad!





viernes, 2 de noviembre de 2018

Sobre mí

Kate Danon es el pseúdonimo bajo el que escribo mis novelas románticas. Siempre me ha gustado imaginarme historias y mi sueño desde niña ha sido convertirme en escritora. No sé si lo he conseguido o no, pero no dejo de intentarlo. 

Creo en los mundos paralelos y en los finales felices. Creo que una buena novela te tiene que atrapar hasta tal punto, que la realidad sea un mero pasatiempo hasta que puedas volver a sumergirte entre sus páginas. 

Creo en la magia de las palabras. 

Espero que encontréis en mis historias toda la ilusión, la emoción y el amor que yo pongo en ellas al escribirlas. Pasad y echad un vistazo, estáis en vuestra casa. Aquí encontraréis todas las novelas que tengo publicadas y mis futuros proyectos...



NOVELAS

Aquí podéis encontrar todas mis novelas.

AUTOPUBLICADAS

Saga Hermanos MacGregor



La Joya de Meggernie

Disponible tanto en papel como en digital en Amazon.

             
Enlace de compra en Amazon.es

Enlace de compra en Amazon.com







El Secreto de Malcom


Finalista del Premio Literario Amazon 2018


Disponible tanto en papel como en digital en Amazon.

Enlace Amazon.es

Enlace de compra en Amazon.com




EDITORIAL KIWI

El Juego de la Araña

Disponible en librerías, puntos de ventas habituales y Amazon, 
en digital y en papel.

Enlace de compra en Amazon.es

Enlace de compra en Amazon.com

                                                 
Una Mágica Visión

Disponible en librerías, puntos de ventas habituales y Amazon, 
en digital y en papel.

                                                   
Enlace de compra en Amazon.es

Enlace de compra en Amazon.com




                     

Un Corazón en Exclusiva

Disponible en librerías, puntos de ventas habituales y Amazon, 
en digital y en papel.


Enlace de compra en Amazon.es

Enlace de compra en Amazon.com










viernes, 6 de julio de 2018

EL SECRETO DE MALCOM

Hola, mundo!!

Pues sí, ya lo tenemos aquí... POR FIN. Ha tardado un poco más de lo que esperaba, pero ya puedo decir que Malcom deja de ser solo mío para ser de todos aquellos que quieran conocer su historia.



En esta nueva novela, que comienza donde termina su predecesora LA JOYA DE MEGGERNIE, podremos conocer mucho más a Malcom MacGregor, el hermano mayor de Willow, al que ya le vimos maneras en el anterior libro. Es, sobre todo, y como no podía ser de otra manera, una historia de amor. Su historia de amor con Lena MacLaren, con la que se ve obligado a casarse por orden del mismísmo rey de Escocia. 

¿Y qué os puedo yo contar de Malcom como autora? Pues que me cautivó cuando apareció en La Joya como secundario, y que me ha seguido enamorando como protagonista página a página, mientras tecleaba, mientras me susurraba sus miedos, sus frustraciones y sus sentimientos. Malcom es un personaje fuerte, noble y con un corazón enorme... ¡Es que me tiene loca! 


La otra protagonista de esta historia es, como ya he mencionado, Lena MacLaren. Hija de un señor de las Highlands que se ve abocada a un matrimonio que no deseaba. Poco a poco, irá descubriendo que Malcom no es el hombre que ella imaginaba en un principio y, aunque le cuesta dejar atrás el pasado, está dispuesta a descubrir todos los secretos que esconde el corazón del guerrero que el destino le tenía reservado.


Y no cuento mucho más porque para conocer esta historia es mejor que leáis la novela. Creedme, no es porque tenga que hacerles publicidad (que también), sino porque estos dos personajes os van a enamorar. A partir del 7 de Julio la tendréis disponible en Amazon, en versión ebook, en Kindle Unlimited y en formato de tapa blanda. 

¡¡Ojalá os guste tanto como disfruté yo escribiéndola!!

Os dejo el enlace a Amazon: EL SECRETO DE MALCOM

sábado, 23 de diciembre de 2017

Balance como escritora autopublicada en el 2017 (más un regalo para los lectores)

Hola, mundo!!!

Pues el 2017 está a punto de terminar y, como cada año, toca hacer balance. Para mí, este año que se marcha será siempre especial (si hablamos de faceta literaria), porque ha sido el año en el que por fin he podido saborear las mieles del (modesto) triunfo de la escritura. 

Todo vino a raíz de que decidiera autopublicar mi novela "La Joya de Meggernie" en Amazon. Fue una decisión muy meditada y algo arriesgada, porque siempre había publicado antes con una editorial (tanto mis libros infantiles como las novelas para más mayores) y no sabía cómo sería esta nueva experiencia en la que tú te lo guisas y tú te lo comes.

Pues bien, el resumen de esta aventura es que no puedo estar más contenta. Porque desde el principio los lectores han acogido esta novela (la niña de mis ojos) con muchísimo cariño, han apostado por ella y muchos de ellos se han tomado la molestia, además, de hacerme llegar sus opiniones y las emociones que les ha transmitido. ¿Puede haber algo mejor para un escritor? 

(Si llegados a este punto tienes curiosidad por la novela, pincha sobre la imagen para conseguirla. La tienes gratis con Kindle Unlimited, y a un precio muy razonable en ebook. O si te gusta oler los libros nuevos, también puedes hacerte con ella en papel)


Ha sido un año mágico y con la llegada de estas fechas, he querido AGRADECER todo el apoyo recibido y todo el cariño que me habéis dado colgando un regalo, un relato romántico de corte histórico (parece que últimamente la novela romántica histórica me tira mucho) y que espero de corazón que os guste y os haga pasar un rato agradable. No es un relato de navidad, pero tiene amor, mucho amor, que en estas fechas viene siempre fenomenal (y en cualquier época del año, para qué vamos a engañarnos...). Os lo dejo en formato Mobi y Epub.


                                                        

                                                        

No os doy más la tabarra, porque seguro que ya estáis preparando las bandejas de turrón, los polvorones y las panderetas para cantar villancicos hasta quedaros afónicos. Así que, sin más, os deseo a todos que paséis una...

¡¡FELIZ NAVIDAD Y PRÓSPERO 2018!!

                                                                                                                                           

Día Internacional del Beso

Hola a todos!!! Me he enterado por casualidad de que hoy es el #Díainternacionaldelbeso , y he pensado compartir alguno de los besos qu...